Batalla de Palestro, 30-31 de mayo de 1859

Batalla de Palestro, 30-31 de mayo de 1859


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Batalla de Palestro, 30-31 de mayo de 1859

La batalla de Palestro (30-31 de mayo de 1859) fue una victoria piamontesa sobre los austriacos que ayudó a cubrir el movimiento de sus aliados franceses desde su posición original en la izquierda austriaca a una nueva posición en la derecha austriaca más débil, y que preparó el camino. para la primera gran victoria aliada de la Segunda Guerra de Independencia de Italia, en Magenta.

Al comienzo de la guerra, los piamonteses habían sido superados en número por los austriacos, y su tarea principal había sido mantener la cabeza del carril en Alessandria hasta que el grueso del ejército francés pudiera llegar a Génova. El 12 de mayo había pasado el peligro de una rápida victoria austriaca. Los franceses habían llegado en gran número y Napoleón III llegó para tomar el mando personal. Los austríacos, bajo el mando del Feldzeugmeister Franz Count Gyulai, se dieron cuenta de que el principal peligro venía a lo largo del Po y abandonaron cualquier plan para amenazar a Turín. A mediados de mayo, los austriacos estaban dispuestos en una línea oeste-este que iba desde Vercelli en el oeste, a través de Mortara y hasta Pavía, con otro cuerpo más al este en Piacenza. La atención austriaca se centró aún más en el sur después de la batalla de Montebello (20 de mayo de 1859), una victoria francesa ganada en el borde de los Apeninos al sur del Po.

Después de esta batalla, Gyulai movió su ejército una vez más. VII Korps estaba apostado en el Sesia, observando los accesos a Mortara desde el oeste. El VIII Cuerpo se trasladó de Pavía a la confluencia del Sesia y el Po. II y III Korps estaban al sur de Mortara. V Korps estaba en el Po en Pavía y IX Korps estaba en Piacenza, a la izquierda de Austria. Los comandantes austriacos esperaban que los aliados intentaran moverse hacia el este en el lado sur del Po para ponerse detrás de sus líneas.

Los aliados pasaron la semana siguiente después de que Montebello decidiera qué hacer a continuación, y finalmente decidieron hacer una apuesta calculada y utilizar la red ferroviaria piamontesa para pasar de la izquierda austriaca a la derecha austriaca. Si los aliados podían cruzar la parte superior del río Sesia y llegar a Novara, podrían amenazar a Milán y atacar a los austriacos donde fueran más débiles.

Se pusieron en marcha una serie de medidas engañosas para evitar que los austriacos se dieran cuenta de lo que estaba sucediendo. En el sur, dos cuerpos franceses permanecieron en su lugar y amenazaron con cruzar el Po. En el centro de la línea, la carga recayó sobre el ejército piamontés. Esto formaría el ala derecha del ejército aliado una vez que se completara el movimiento, pero por el momento su tarea era proteger el movimiento francés pasando a la ofensiva. Cruzaría el Sesia en Vercelli y atacaría al austriaco alrededor de Mortara. El objetivo era atraer la atención del ala derecha austriaca y evitar que interfirieran con el movimiento mucho más amplio que se desarrolla detrás del frente. El ataque también crearía una cabeza de puente sobre Sesia.

Víctor Emmanuel pudo enviar cuatro divisiones de infantería al ataque. El Sesia fluye más allá del lado este de Vercelli, luego gira hacia el este, antes de girar hacia el sur cerca de Palestro. Las divisiones piamontesas avanzarían hacia el este y ocuparían una línea que se extendía hacia el norte desde Palestro. La 2ª División de Fanti iba a estar en el extremo norte de la línea, en Confienza. La 4ª División de Cialdini estaría en Palestro. La 3ª División de Durando se dirigía a Vinzaglio, en el centro de la línea. Finalmente, la 1ª División de Castelborgo formó la reserva y se colocó detrás de Fanti en la izquierda piamontesa.

Las fuerzas austríacas más cercanas eran del VII Korps de Zobel. Zobel tenía puestos de avanzada en Confienza y Palestro, y fuerzas más fuertes en Robbio, al sureste. Una de sus divisiones estaba demasiado al sur para intervenir en Palestro, pero podía llamar a la División de Jellacic del II Korps, que estaba apostada más al este.

El 30 de mayo Vinzaglio y Palestro fueron defendidos por el equivalente a un solo batallón. Sus posiciones fueron atacadas por las Divisiones de Cialdini y Durando, por lo que fueron superados en número. Aunque los refuerzos llegaron a ambas posiciones durante la lucha del primer día, los austriacos no pudieron mantenerlos. Palestro cayó a las 4.30, Vinzaglio dos horas después.

Durante la noche, ambos bandos intentaron enviar refuerzos a la zona. Los franceses querían trasladar al III Cuerpo de Canroberto a su lugar, pero las fuertes lluvias hicieron que el río creciera y solo 2.600 hombres de la 3e Zouaves lograron cruzar. Aun así, los piamonteses tenían tres divisiones de infantería completas en su primera línea y una en reserva.

Zobel logró reunir cuatro brigadas en Robbio, dos propias y dos del II Korps. Esto le dio algo menos de 14.000 hombres, aproximadamente la mitad del tamaño de la fuerza de primera línea piamontesa. Una brigada se mantuvo en reserva. Se envió un segundo para hacer un ataque de flanqueo sobre Confienza. Finalmente dos fueron enviados a atacar Palestro.

El ataque de flanqueo fue un fracaso total. La brigada de Weigl fue superada en número cuatro a uno por la división de Fanti y no pudo hacer ningún progreso.

El ataque a Palestro fue más exitoso, al menos al principio. La brigada de Dondorf atacó desde el este mientras que la brigada de Szabo llegó desde el sur, avanzando por Sesia. Dondorf fue detenido al este de Palestro, pero Szabo logró sortear el flanco derecho de Cialdini. Los austriacos lograron abrir fuego sobre el puente de pontones de Canrobert y, por un momento, supusieron una seria amenaza para la posición aliada.

Este breve éxito austriaco terminó con la 3e Zouaves. Habían tomado una posición cerca del Sesia, detrás de un brazo lateral del río llamado Sesietta (a veces se le da el mismo nombre a la isla formada entre el río principal y el brazo). Los austriacos habían avanzado más allá de los zuavos, que estaban escondidos detrás de unos árboles. Los zuavos se formaron y cargaron contra la retaguardia izquierda de las tropas austriacas. El batallón 7 de Jäger, la unidad principal de Austria, fue obligado a retroceder mientras se capturaban todos los cañones de Szabo. El resto de su brigada huyó, sufriendo muchas bajas cuando los aliados lograron apoderarse de un puente clave.

Después de este revés, Zobel canceló el ataque y se retiró a Robbio. Los austríacos habían sufrido más de 2.000 pérdidas durante el día, casi tres veces más que los aliados, que habían perdido 600. Los zuavos habían sufrido más gravemente, pierde 46 muertos, 229 heridos y 20 desaparecidos. Sorprendentemente, Victor Emmanuele había tomado parte en su cargo y al día siguiente el regimiento lo nombró cabo honorario.

Los austriacos tardaron varios días en darse cuenta de que esta batalla era parte de un movimiento francés mucho más grande. Cuando finalmente quedó claro lo que estaba sucediendo, Gyulai decidió abandonar su invasión de Piamonte, y el 2 de junio los austriacos comenzaron a retirarse al Ticino, volviendo a cruzar a Lombardía para defender Milán. Este sería un esfuerzo de corta duración, ya que el 4 de junio sufrirían una gran derrota (batalla de Magenta, 4 de junio de 1859), y se verían obligados a abandonar Milán y Lombardía y retroceder hacia Venecia.


Segunda Guerra de Independencia, Batalla de Palestro, 31 de mayo de 1859

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes ásperos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún otro uso, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Batalla de Palestro, cerca de Pavía

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes ásperos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se pueden hacer más usos, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


155 aniversario de la batalla de Palestro

Palestro, 25 de mayo de 2014 & # 8211 Celebrando el 155 aniversario de la Batalla de Palestro, luchó el 31 de mayo de 1859 entre el ejército franco-piamontés y los austrohúngaros durante la Guerra de Independencia de Italia.

El video incluye varias ceremonias, el desfile de hombres y mujeres con trajes de época, la música de la fanfarria de Asti y más. La información sobre la batalla de Palestro está disponible en Wikipedia.

El tiempo de ejecución es de 75 minutos ca & # 8211 Idioma: solo italiano

Haga clic en la pestaña Video para ver un video de demostración en youtube.

Gracias a las autoridades presentes, y especialmente a Giovanni Toretti, alma de la Asociación Nacional de Bersaglieres de Vigevano.

DVD& # 8211 Pal Video. Idiomas: italiano (AGOTADO)

Archivo MP4 & # 8211 archivo de video simple en mp4 / h.264 para cualquier sistema y dispositivo. Idiomas: italiano. Tamaño de archivo 460MB.

Nota IMPORTANTE: Antes de comprar cualquier producto, lea atentamente los sencillos notas de uso , asegúrese de tener una conexión de banda ancha estable para descargar el archivo elegido. La compra permite un máximo de 2 intentos de descarga en 15 días.


Acerca de este artículo

Parte de

Formato

Colaboradores

Fechas

Ubicaciones

Asignaturas

Presentado en

Artículos relacionados

  • 1890?] Edición
  • & quotJohn Brown & # 39s Song & quot
  • & quotEl popular estribillo de gloria Aleluya & quot
  • A. Anderson (publicación)
  • Edición de 1863
  • & quot; John Brown & # 39s Song & quot; Magnus (pub.)
  • & quot; John Brown & # 39s Song & quot; Marsan (pub.)
  • & quot; John Brown & # 39s Song & quot; Partridge (pub.)
  • & quot; John Brown & # 39s Song & quot; Wrigley (pub.)
  • Thomas Chalmers
  • Banda de la Marina de los EE. UU.
  • Banda de conciertos de la Fuerza Aérea de EE. UU.
  • Banda del ejército de EE. UU.
  • J. Weldon Norris Chorale
  • 1890?] Edición
  • & quotJohn Brown & # 39s Song & quot
  • & quotEl popular estribillo de gloria Aleluya & quot
  • Thomas Chalmers
  • Banda de la Marina de los EE. UU.
  • Banda de conciertos de la Fuerza Aérea de EE. UU.
  • Banda del ejército de EE. UU.
  • J. Weldon Norris Chorale
  • A. Anderson (pub.)
  • Edición de 1863
  • & quot; John Brown & # 39s Song & quot; Magnus (pub.)
  • & quot; John Brown & # 39s Song & quot; Marsan (pub.)
  • & quot; John Brown & # 39s Song & quot; Partridge (pub.)
  • & quot; John Brown & # 39s Song & quot; Wrigley (pub.)

Guerra austro-sarda: Batalla de Magenta

Pocas regiones del mundo están tan llenas de recuerdos de la gloria militar francesa como el norte de Italia. El gran Napoleón Bonaparte se convirtió en leyenda con sus inolvidables victorias sobre los austriacos en Lodi, Arcola, Rivoli y Marengo. En 1859, su sobrino, el emperador francés Napoleón III, trató de recrear el esplendor de estas famosas batallas liderando un ejército francés contra los austriacos en la misma región.

En 1859, los numerosos estados pequeños de Italia aún no estaban unidos en una sola nación. El más importante de esos estados fue Piamonte, ubicado en la esquina noroeste de Italia. Piamonte y el primer ministro # 8217, Camillo Benso, conte di Cavour, quería ampliar su estado, pero los poderosos austriacos dominaban las regiones de Lombardía y Venecia al este. Cavour pronto encontró una manera de explotar las ambiciones de Napoleón III y, al mismo tiempo, promover las suyas.

Primero, el 10 de diciembre de 1858, Cavour aseguró una promesa de intervención militar francesa si el Piamonte fuera atacado. Luego trató de provocar a Austria movilizando a las fuerzas armadas piamontesas el 9 de marzo de 1859. Austria comenzó a movilizarse el 9 de abril y emitió un ultimátum para que Piamonte se desmovilizara el 23. Cavour rechazó el ultimátum, y cuando Austria invadió Piamonte seis días después, los vagones de tren ya estaban apresurando a las tropas francesas para ayudar a defender el pequeño reino.

El comandante en jefe de Austria, el mariscal de campo Graf Ferenc Gyulay, no era un líder muy agresivo, y su avance lento e indeciso pronto se agotó. Tomó posiciones defensivas a lo largo de la orilla norte del río Po y entregó la iniciativa a los aliados franco-piamonteses. Gyulay envió 20.000 hombres para sondear el flanco oriental aliado, pero retrocedieron después de una derrota en Montebello el 20 de mayo. Después de otra derrota de los piamonteses en Palestro del 30 al 31 de mayo, las exhaustas tropas de Gyulay empezaron a retirarse a Lombardía. El 2 de junio, el ejército aliado francés y piamontés bajo el mando de Napoleón III y # 8217 había barrido hacia el norte alrededor del flanco occidental de Gyulay y # 8217 hasta Novara.

Piedmont estaba a salvo. Napoleón III ahora buscaba liberar las regiones de Lombardía y Venecia controladas por Austria al este. Un comandante de brigada francés, Brig. El general Auguste-Alexandre Ducrot estaba eufórico. & # 8216Los austriacos están desmoralizados, escribió, nuestros soldados llenos de confianza y fervor. El éxito no está en duda.

Para entrar en Lombardía, los aliados tuvieron que cruzar el imperdonable río Ticino, que va desde los imponentes Alpes en el norte para unirse al río Po en el sur. La carretera principal, que iba hacia el este hasta Milán, la capital de Lombardía, cruzaba el Ticino en el pueblo de San Martino. Allí, los austriacos habían construido un reducto en la orilla oeste del río para proteger el puente.

Siete millas al norte de San Martino, los austriacos habían dejado el Ticino sin vigilancia en Turbigo. El 2 de junio, Napoleón III convocó al general de división Jacques Camou, comandante de la División Voltigeur de la Guardia, y le ordenó que asegurara una cabeza de puente allí. El mayor general Joseph-Edouard de La Motte Rouge, un comandante de división francés, observó a Camou y a los guardias # 8217 salir de Novara. Nada mejor, recordó, que ver a estas magníficas tropas desfilar por las calles del pueblo, con los tambores golpeando y una banda a la cabeza, antes de ir a preparar la invasión del territorio enemigo.

Ningún puente cruzaba el Ticino en Turbigo, pero al amanecer del 3 de junio, los hombres de Camou & # 8217 habían lanzado tres puentes de pontones sobre el río. Más tarde ese día, el Mayor General Marie Edmé Patrice Maurice de MacMahon y el II Cuerpo Francés # 8217 comenzaron a reforzar a Camou en la cabeza de puente. Las fuerzas austriacas que avanzaron contra Turbigo fueron derrotadas.

Mientras tanto, se habían producido acontecimientos sorprendentes en el sur, en San Martino. En la tarde del 2 de junio, los austriacos abandonaron el reducto, se retiraron a través del Ticino e intentaron volar el puente detrás de ellos. Pero no tenían pólvora y la pólvora ordinaria simplemente dañó dos arcos. Los soldados de infantería aún podían cruzar con facilidad, y el puente podía repararse para que la caballería e incluso la artillería pudieran pasar sobre la sección debilitada.

Napoleón III planeó un avance en dos frentes el 4 de junio para abrir la carretera principal que cruzaba el Ticino y continuaba hasta Milán. Una punta, encabezada por la División de Granaderos de la Guardia, debía avanzar a lo largo de la carretera a través del Ticino en San Martino y luego hacia el este hacia el pueblo de Magenta. Mientras tanto, el segundo cuerpo & # 8211MacMahon & # 8217s II Corps, apoyado por la División Voltigeur de la Guardia y seguido por el ejército piamontés & # 8211, avanzaría hacia el sur desde la cabeza de puente de Turbigo hasta Magenta, donde se unirían las dos secciones del ejército de Napoleón III & # 8217.

El plan de Napoleón III estaba plagado de riesgos y habría resultado fatal contra un enemigo competente. Si las dos ramas aliadas se encontraran con una oposición seria, se encontrarían desunidas e incapaces de prestarse apoyo inmediato. Ninguna línea de telégrafo unía San Martino y Turbigo, por lo que los franceses tendrían que depender de jinetes y señales de disparos de cañón para comunicarse.

El emperador francés no esperaba encontrarse con una batalla campal el 4 de junio, porque dudaba que los austríacos tuvieran fuerzas significativas en posición para bloquear el avance francés. Pensó que el ejército austríaco todavía estaba al sur y que podría avanzar hacia el norte. Napoleón, por lo tanto, tenía la intención de establecer su fuerza a horcajadas sobre el Ticino a fines del 4 de junio. La Guardia francesa y los cuerpos II y III, apoyados por los piamonteses, tomarían posiciones en la orilla este del Ticino y mirarían hacia el sur, desde donde dirección en la que se esperaba a los austríacos. Los cuerpos franceses I y IV se colocarían en la orilla oeste y mirarían al sur para cubrir las líneas de comunicación aliadas con Turín y Génova.

Magenta sería una batalla de encuentro, inesperada por cualquiera de los generales y luchada por solo una fracción de cada ejército. Irónicamente, Gyulay tenía la intención de dar a sus tropas un día de descanso el 4 de junio para ajustar sus disposiciones. Solo tenía el II Cuerpo, la mayoría del I Cuerpo, una división de caballería y parte del VII Cuerpo inmediatamente disponibles para una batalla en Magenta. Otras unidades, incluido el III Cuerpo, estaban a una distancia de marcha razonable del campo de batalla, pero el ejército de Gyulay estaba crónicamente desunido mientras regresaba a Lombardía. Así, los franceses no iban a enfrentarse a una posición fuertemente defendida o bien preparada. Pero si no lograban establecerse en Magenta al anochecer, se enfrentarían a una tarea casi imposible más adelante.

La División de Granaderos de la Guardia comenzó a llegar a San Martino a las 10 de la mañana del 4 de junio. Treinta minutos después llegó también Napoleón III, y los soldados comenzaron a reparar el puente dañado ya construir un pontón que cruza 300 metros hacia el norte. Hacia el mediodía, el emperador escuchó disparos desde el norte y vio nubes de humo a través de los árboles. MacMahon había comenzado su avance desde la cabeza de puente de Turbigo. Era la señal para liberar a la Guardia por la carretera principal para apoderarse de Magenta.

Desde el Ticino, los guardias primero tuvieron que avanzar dos millas a través de una llanura baja, plana y expuesta. Esto condujo a una pendiente empinada que se elevaba 50 o 60 pies. Al este de esta orilla se encontraba el canal Naviglio Grande, que tenía 10 metros de ancho y 2 metros de profundidad con masas de acacias espinosas creciendo en sus lados empinados. También tenía una fuerte corriente y no se podía cruzar excepto por un puente. Pero los austriacos habían logrado volar solo dos, en los pueblos de Boffalora al norte y Ponte Vecchio al sur. En el medio hay dos puentes intactos. Uno llevaba la carretera principal sobre el canal en la aldea de Ponte Nuovo. Cuatrocientos metros al sur, el otro puente servía al ferrocarril, que corría paralelo a la carretera hasta Milán. Sin esos dos puentes vitales, los franceses no podrían haber forzado un cruce mediante un asalto directo desde el oeste. El comando de MacMahon & # 8217 entonces habría sido peligrosamente aislado mientras avanzaba hacia el sur por la orilla este.

La División de Granaderos de la Guardia era una formación de primera de tropas resistentes y comandantes de renombre. Uno de los cuatro regimientos de la división, el 2º de Granaderos, avanzó hacia el noreste a lo largo de una carretera secundaria a Boffalora. Los soldados atacaron la aldea pero descubrieron que el puente había sido volado, por lo que solo podían disparar a través del canal.

Mejor suerte aguardaba a los 3.º Granaderos a 2.000 metros al sur. El regimiento avanzó por la carretera principal, seguido por los Zuavos de la Guardia y dos cañones, mientras que el 1º de Granaderos permaneció cerca del Ticino en reserva. Los terceros granaderos habían cubierto menos de la mitad de la distancia sobre la llanura cuando fueron atacados por tres cañones. Dos cañones franceses respondieron al fuego y obligaron a los artilleros austríacos a retirarse, mientras los granaderos descendían rápidamente a los campos al sur de la carretera principal.

El tercer granadero vadeó los campos empapados, con el agua hasta las rodillas y el barro hasta los tobillos. La empinada orilla ahora se alzaba sobre ellos y parecía un terraplén artificial construido especialmente para la defensa. Los soldados de infantería austríacos de bata blanca se habían concentrado en los puntos donde la carretera y el ferrocarril llegaban a la cima de las alturas, y las barricadas protegían estos dos puntos de acceso. Reservas austriacas resguardadas a cubierto. Un visitante del campo de batalla comentó más tarde: La posición era tan buena que parecía casi una locura atacarla.

El punto más débil fue la vía férrea. Inmediatamente al lado, a ambos lados, el suelo estaba desnudo, sin árboles o enredaderas que obstaculizarían la carga de las tropas. Además, el ferrocarril corría suavemente hasta la cima de las alturas en un terraplén, que cubriría a los atacantes por un lado del fuego flanqueante. El mayor obstáculo era el gran campo expuesto que los granaderos tendrían que cruzar para llegar al pie de la ribera.

El batallón líder se reunió en el borde del campo detrás de una hilera de árboles y luego se lanzó hacia adelante bajo una lluvia de fuego. Antes de que los austríacos pudieran recargar, los supervivientes habían llegado al otro lado. Dejando rápidamente sus pesadas mochilas, cargaron cuesta arriba. Los granaderos no perdieron el tiempo disparando hacia arriba, pero contaron con el ímpetu de su asalto para garantizar su éxito. De hecho, antes de que el primer hombre llegara a la cima, los austriacos habían abandonado tanto sus posiciones como un arma.

Los guardias siguieron adelante y persiguieron a los austríacos que huían por el puente del ferrocarril. Pero a ambos lados, otras tropas resistieron en Ponte Nuovo y Ponte Vecchio. Desde Ponte Nuovo en particular, los austriacos lanzaron fuego intenso contra los granaderos desde solo 400 metros de distancia. Los franceses contraatacaron, pero tuvieron que tomar Ponte Nuovo o abandonar sus posiciones. Un batallón avanzó hacia el norte a lo largo del canal para apoderarse de las dos casas de Ponte Nuovo que se encontraban en la orilla oeste, y luego intentó sin éxito asaltar el puente de piedra bajo el fuego de la 60.a infantería austriaca.

Fue un revés temporal. El general de brigada Jean Joseph Gustave Cler trajo a los feroces zuavos de la Guardia, que irrumpieron por el puente y limpiaron las aduanas de la otra orilla con acero frío. Qué bonito, recordó un capitán de Zouave, ver a nuestros viejos sudores prepararse alegremente para atacar y lanzarse sobre el puente del canal gritando & # 8216 ¡Viva el Emperador! & # 8217 Nos dispararon desde todas las ventanas de las aduanas situadas al otro lado del puente. Perdimos a algunos hombres, pero rápidamente tomamos el cruce y vimos a los austriacos huir por todos lados.

Hasta ahora todo había ido bastante bien según el plan de los franceses. Pero, de repente, toda una división del VII Cuerpo de Austria lanzó un contraataque poderoso y totalmente inesperado. El caballo sin jinete de Cler apareció del humo, el intrépido general había caído muerto en medio de sus soldados. Los austriacos se apoderaron de un cañón francés y volvieron a tomar las casas de Ponte Nuovo en la orilla este.

Superados en número y fatigados, la División de Granaderos quedó aislada en el borde de la meseta sobre la llanura mientras nuevas unidades austriacas avanzaban contra ella. Si los guardias cedían, era poco probable que recuperaran su punto de apoyo, y MacMahon, cuyos cañones se habían quedado extrañamente silenciosos hacia el norte, estaría solo, en una posición peligrosa.

Los mensajeros que buscaban refuerzos galoparon hacia Napoleón III en San Martino solo para que les dijeran sin rodeos: no tengo nada que enviar. Esperar. Bloquea el paso. Otros mensajeros partieron uno tras otro para acelerar la marcha de los cuerpos franceses III y VII, que se habían retrasado por la congestión en la carretera principal de Novara.

Durante una hora, los heroicos guardias lucharon contra todo pronóstico y rechazaron repetidos asaltos frontales de columnas austriacas. Por fin, hacia las 3:30 p.m., cuando la agonía estaba en su apogeo, aparecieron tropas frescas con batas azules y pantalones rojos a lo largo del terraplén del ferrocarril. Una brigada del mariscal François de Certain-Canrobert y el III Cuerpo había llegado justo a tiempo para salvar el tenue control de la Guardia en la línea del canal.

Estas nuevas tropas, el 8º Batallón de Cazadores y los regimientos de infantería de las Líneas 23 y 90, habían recorrido las últimas dos millas y habían llegado en desorden. Los guardias gritaron de alegría y alivio. Inmediatamente, algunos de los soldados de infantería recién llegados repelieron a los austríacos que asaltaban el Ponte Nuovo mientras el resto se apresuraba al Ponte Vecchio, donde el III Cuerpo de Austria atacaba ahora hacia el noroeste a lo largo de ambas orillas del canal para intentar enrollar la línea francesa desde el sur. Los franceses sufrieron grandes pérdidas en esta lucha desigual, pero habían ganado tiempo para que llegara la división líder del IV Cuerpo.

Esa división, acompañada por el comandante del cuerpo, mayor general Adolphe comte Niel, llegó al canal por la carrera y entró directamente en acción. El coronel Barthélemy Véron-Bellecourt encabezó a su 85.a infantería de línea trepando por el terraplén del ferrocarril. En la cima, encontró a los austriacos a solo 20 pasos del puente del ferrocarril. Sacó su espada y me gritó: ¡85 °! y dirigió una feroz carga de bayoneta que hizo retroceder al enemigo. Siguió una lucha salvaje, pero a las 6 p.m. llegó otra brigada del III Cuerpo y aseguró aún más la posición francesa.

La carnicería fue peor en Ponte Vecchio, donde la destrucción del puente dificultó tanto a los franceses como a los austriacos apoyar a sus camaradas en la otra orilla. En un momento, cuatro generales franceses se encontraron juntos en la aldea a un lado del canal, mientras que el mariscal Canrobert estaba enfrente. Las balas silbaban por el aire, rompiendo baldosas o arrancando el yeso de las paredes de las casas. Un denso humo se deslizó sobre la carnicería.

Los franceses encontraron una resistencia tan fuerte en Ponte Vecchio porque los refuerzos austríacos avanzaban hacia el noroeste desde la aldea de Abbiate Grasso hasta el campo de batalla. Estas tropas subieron por el canal contra el Ponte Vecchio y atacaron el pueblo varias veces, rindiéndose solo al anochecer.

Mientras tanto, ¿qué había sucedido con el destacamento de MacMahon mientras descendía de la cabeza de puente de Turbigo? La marcha había comenzado a las 10 a.m. pero se convirtió en una pesadilla cuando se topó con la resistencia austriaca alrededor del mediodía. Hileras de árboles, innumerables canales de riego y moreras densamente plantadas limitaban la visibilidad a 100 metros. El campo era tan difícil de atravesar como el infame bocage de Normandía que resultaría tan problemático para los aliados en junio de 1944. Las unidades francesas a menudo se detenían para volver a formarse antes de avanzar hacia el sureste en un calor sofocante. El suelo se inclinaba suave pero continuamente, como el glacis de una fortaleza, hasta Magenta.

Una brecha potencialmente peligrosa separaba las dos divisiones de infantería del II Cuerpo y el comandante del I Cuerpo de Austria, el teniente mariscal de campo Eduard. Graf von Clam-Gallas, lanzó un vigoroso contraataque. MacMahon estaba tan nervioso que se retiró y suspendió la lucha hasta aproximadamente las 4:30 p.m., momento en el que los austriacos estaban atacando ferozmente a los granaderos a lo largo del canal. Gyulay sintió la victoria. Pensó que había vencido a MacMahon y pronto aplastaría a la Guardia. Por lo tanto, envió un telegrama a Viena, declarando que había rechazado con éxito el ataque francés.

El anuncio de Gyulay & # 8217 fue un poco prematuro. A las 5 p.m. los austriacos estaban fuertemente comprometidos a lo largo del canal. MacMahon había reunido su mando y por fin reanudó su avance, conduciendo hacia el sur por Magenta mientras los cornetas y los tambores tocaban la carga. Después de una feroz lucha, los austriacos cedieron y se apresuraron hacia el pueblo.

Los combates pronto se desataron en las estrechas calles de Magenta. Los soldados de infantería MacMahon & # 8217 penetraron en la aldea desde el norte y dispararon desde cualquier cobertura que pudieron encontrar contra los austriacos a solo 100 metros de distancia. El fuego austríaco fue tan feroz que nadie pudo avanzar por la carretera principal desde la estación de tren. Los franceses subieron dos cañones y de alguna manera los instalaron en la planta baja de la estación, usando las ventanas como troneras. Su rápido fuego atravesó las casas cercanas, suavizó la defensa y permitió a los soldados de infantería franceses continuar su avance.

Uno de los comandantes de división de MacMahon, el intrépido mayor general Charles Marie Esprit Espinasse, condujo a su segundo Zuavo a Magenta, pero encontró cadáveres y hombres heridos cubriendo las calles. Cuando su caballo tropezó, Epinasse dijo: No podemos permanecer en este terreno en movimiento. Desmontemos. De repente, su asistente de 27 años, el subteniente André de Froidfond, recibió un balazo en el estómago y se derrumbó contra una pared.

El disparo provino de una gran casa de varios pisos de altura en la esquina de una calle. Decenas de cuerpos yacían desplomados ante él, y Espinasse sabía lo que tenía que hacer. Debemos tomarlo a toda costa, exclamó. ¡Vamos, mis Zuavos, derribad esta puerta! Golpeó el pomo de su espada contra la contraventana de metal de una ventana de la planta baja y gritó: ¡Entra, entra por allí! Antes de que nadie pudiera hacerlo, un disparo entró por la misma ventana y golpeó a Espinasse, rompiéndole el brazo y penetrándole los riñones. Dejó caer su espada y cayó, mortalmente herido. Los hombres de Espinasse lo vengaron asaltando la casa y matando o capturando a sus defensores.

Espinasse tenía un perro blanco y pocas mascotas le han sido tan fieles. El animal se negó a abandonar el lugar donde cayó el general, salvo cuando escuchó el batir de un tambor. Entonces el perro se alejaría corriendo con la esperanza de encontrar a su amo. La gente local adoptó al perro, que murió un par de años después.

La muerte de Espinasse no terminó la lucha en Magenta. Nada podría dar una idea de esta lucha espantosa, escribió un alto oficial francés, de este revuelo sangriento, de estos gritos, de estos disparos mezclados con los disparos de fusil, de este tumulto furioso e implacable. Apretujados en las estrechas calles, nuestros hombres parecían en sus heroicos y desesperados ataques tomar las casas cadáver por cadáver. Magenta era el hogar de 4.000 personas, y los austriacos habían convertido cada casa en un punto fuerte, que los franceses tuvieron que tomar en brutales combates cuerpo a cuerpo. Muchos de los defensores austríacos eran tiradores del Tirol Jägers o croatas endurecidos que rara vez concedían cuartel.

Tras repetidos ataques, el francés argelino Tirailleurs y la infantería de la línea 70 llegó a la iglesia y las casas a su alrededor. La iglesia fue defendida con extrema dureza, recordó La Motte Rouge. Numerosos escaramuzadores instalados en la torre de la iglesia mantuvieron un fuego asesino contra nuestros soldados que dejaron a muchos de ellos en el suelo, que fue barrido por este fuego descendente. Solo después de repetidos intentos lograron finalmente rodearlo y apoderarse de él, golpeando con la bayoneta a todos los que no se rindieron. Sin embargo, el punto fuerte más difícil resultó ser el cementerio al suroeste de Magenta, que finalmente cayó. Hacia las 8:30 p.m., los hombres de MacMahon y # 8217 finalmente ocuparon todo el pueblo. Los sorprendidos supervivientes franceses entraron a trompicones en los sótanos y pronto se emborracharon felizmente.

La noticia llegó a París por telégrafo el domingo 5 de junio. A las 7 de la tarde, los cañones de los Inválidos tronaron para anunciar la victoria, tal como habían disparado para celebrar los gloriosos triunfos del Primer Imperio. Toda la ciudad estuvo iluminada toda la noche, y para conmemorar la victoria, un nuevo color de tinte creado poco después de la batalla se llamó magenta.

En Magenta, las tropas supervivientes estaban lidiando con las secuelas de la batalla. Luché en África y Crimea, declaró un corneta de la 85.ª línea de infantería, pero en ningún lugar hizo más calor que ayer. Los cadáveres se esparcieron por el campo espantoso en la mañana después de que terminó la lucha. Un corresponsal de un periódico francés confesó que a los diez minutos sentí un fuerte deseo de irme y cerré los ojos para no ver todos esos rostros pálidos contraídos por el dolor final. Los camilleros se movían sombríos a través de la carnicería, cada equipo cargaba con un desgraciado manchado de sangre, y los saqueadores merodeaban por el campo.

Un silencio lúgubre cubrió el desolado escenario, roto sólo por las palabras murmuradas de los sacerdotes o los sollozos y suspiros de los soldados heridos. Las tropas caídas fueron enterradas en fosas comunes en Magenta con poca reverencia, mientras que los trenes recogieron a los hombres gravemente heridos de la estación de ferrocarril local.

Los austriacos creían que los franceses mataban a los prisioneros, por lo que muchos heridos se escondían en los sótanos y se desangraban hasta morir. De hecho, la conducta francesa en Magenta fue ejemplar, y las tropas se ganaron grandes elogios de un corresponsal de la London Times: Not even towards their own soldiers are the French more humane than towards those who fell into their hands by the chances of war. They nurse them like children, handle them gently, like mothers, and do everything in their power to relieve their sufferings.

The French suffered more than 4,500 casualties at Magenta. The Austrians lost 5,700 troops killed or wounded, in addition to which lines of dejected Austrian prisoners, 4,500 men in all, snaked westward. Edmund Texier wrote to the French newspaper Siècle, This day will have a great place in our military annals. Indeed, Napoleon III promoted both MacMahon and the commander of the Imperial Guard, Maj. Gen. Auguste Michel Marie Étienne Regnault comte de Saint-Jean-d’Angély, to the rank of marshal. He also made MacMahon the Duke of Magenta.

The victory opened the road to Milan for the allies, who entered the city on June 7 and 8, amid scenes of unparalleled rejoicing. Magenta was indeed an epic victory, but not a decisive one. A lack of supplies ruled out an immediate allied pursuit, and the beaten Austrians were able to break contact, retreat 100 miles eastward and regroup to fight again. The war itself would end indecisively after another Austrian defeat at Solferino on June 24. Piedmont would gain Lombardy but not Venetia.

The French defeated the Austrians at Magenta despite the numerical odds and the difficulties of the terrain. The Austrian troops put up a tough defense of the village of Magenta itself, but elsewhere their resistance was unimpressive. The blame lay partly with the appalling Austrian supply system, for the troops had received no rations for 48 hours. The soldiers came from a wide variety of regions and peoples, and many did not want to fight for the Austrian empire. The Austrian high command, like the French, had failed to bring all their troops into battle only about 54,000 Frenchmen and 58,000 Austrians actually saw action.

The French had better training, better troops and better tactics, but these would not have prevailed against a competent Austrian high command. In 1859, as in the Crimean War of 1854-56, the victors won primarily because they were marginally less incompetent than the vanquished. The glory had been won by second-rate generals against a third-rate enemy.

The real heroes were the French rank and file, for Magenta was a soldiers’ battle. As the commander of the Grenadier Division of the Guard, Maj. Gen. Émile Mellinet, proudly wrote, I hope that the Emperor will be pleased with his grenadiers and zouaves, for I defy anyone to find braver troops. *

This article was written by Andrew Uffindell and originally appeared in the June 1996 issue of Military History revista. Para obtener más artículos excelentes, asegúrese de suscribirse a Military History magazine today!


Datos clave e información del amplificador

BACKGROUND

  • In 1848-1849, the First Italian War of Independence took place, which resulted in the defeat of Piedmont-Sardinia.
  • Following this, Italy remained divided into various kingdoms, while the Austrian Habsburg Empire still ruled the Italian states of Lombardy and Venetia, which became their puppet states.
  • To the north, Piedmont was ruled by King Victor Emmanuel II from Sardinia. To the west, France was ruled by Napoleon Bonaparte’s nephew, Emperor Napoleon III.
  • Even though the First Italian War of Independence rendered no success, the Italian Risorgimento movement continued to flourish in popularity and gained further support from across the European states.
  • This movement aimed to expel Austria’s control of the north and establish a more compassionate government that could offer freedom and rights to Italians. Its supporters also wanted to unify all parts of Italy.
  • Consequently, Count Cavour was assigned to be the chief minister of Piedmont in 1852. Cavour thought that for Piedmont-Sardinia to defeat Austria and take control of northern Italian states of Lombardy and Venetia, it must have powerful allies.
  • As a result, the Piedmontese chief minister allied with Napoleon III of France to strengthen their ambition of defeating the Austrian Empire. In July 1858, this allegiance was finalized in secret at Plombières.
  • France eventually pledged their support to Piedmont against any aggression launched by the Austrian Empire as long as the Austrians were the first ones to initiate attacks, which meant that Cavour had to think of a way to provoke Austria to declare war for the French support to materialize.
  • The chief minister ordered the army of Piedmont to mobilize and conduct a series of operations along the borders of Lombardy. Austria reacted by issuing an ultimatum that if Piedmont were to continue its operations, they would declare war—a perfect opportunity that Cavour wanted.
  • On April 26, 1859, Austria declared war on Piedmont-Sardinia due to its failure to take orders of demobilizing its troops.
  • During this time, the Austrian Empire was already losing international support, forcing them to rely on their own army.
  • France declared war on Austria in support to Piedmont on May 3, 1859. Shortly after, Austrian forces advanced to Turin, the capital of Piedmont, on May 7, 1859. However, as more French allies went to Piedmont, the Austrian advance was stopped.

THE WAR

  • In the first weeks of the outbreak of the war, the Austrian forces had the chance to defeat Piedmont-Sardinia before the advance of the French army to the kingdom. Contrary to this, Field Marshal Ferenc Gyulay, the Austrian commander, did not act quickly to take advantage of the situation.
  • Moreover, the Austrian advance to Piedmont’s capital, Turin, was halted because the Sardinians flooded the rice fields, where the troops would travel.
  • On May 9, 1859, the Sardinian forces, along with some French allies, successfully stopped the Austrians to take control of the Po river crossings around Casale Monferrato.
  • The defensive tactics of the Italians were successful, which caused the failure of the Austrian forces to strike back against an early blow to them.
  • On May 12, 1859, Napoleon III, emperor of France, finally arrived at the port of Genoa. He led the command of the tens of thousands of French forces that were already in Piedmont.
  • On May 20, 1859, the Battle of Montebello took place, the first major clash of the war. The French and Sardinian armies were heavily outnumbered, but despite this, they managed to force the Austrians out of the village and eventually retreat.
  • Meanwhile, Italian nationalist Giuseppe Garibaldi aided the Sardinians in northern Italy by forming his own army corps. His troops included men who successfully escaped Lombardy that was in control of the Austrian Empire to help liberate Italy. They were also called Hunters of the Alps.
  • Following this, the Battle of Varese took place on May 26, 1859, where Garibaldi led his Hunters to defeat the Austrians. Shortly after, they won the Battle of San Fermo. They also captured the city of Como easily since Austrian forces had already retreated eastwards.
  • In the south, the reinforcements of the Franco-Sardinian army made an advance to cross from Piedmont to Austrian-held Lombardy.
  • On May 30-31, 1859, the Battle of Palestro happened, in which French allies successfully captured border towns and drove the Austrians out of the area through the help of their North African Zouaves. Sardinian King Victor Emmanuel likewise led additional Italian troops to back up the French forces.
  • On June 4, 1859, the French army, through the command of Napoleon III, successfully crossed the Ticino river and outmanoeuvred the Austrian forces, known as the Battle of Magenta.
  • On June 16, 1859, the Austrian commander resigned and was replaced by Emperor Franz Josef due to the defeat of Milan and Lombardy.
  • The battle that happened on June 24, 1859 at Solferino was the most decisive one, where the French army pushed through the centre of Austrian troops. The Austrians withdrew to the Quadrilateral fortresses.

THE BREAKTHROUGH

  • In June 1859, a significant number of revolutions took place in Parma, the Papal Legations, and Modena. People were clamouring for unification with Piedmont.
  • Following this, France and Austria signed an agreement, known as the Peace of Villafranca on July 11, 1859, where Lombardy came under the control of Piedmont, while Savoy and Nice were ruled by France.
  • From April to May 1860, another uprising took place against the Bourbon rule in Sicily. By October 1860, the Bourbons were conquered in Sicily and in the Kingdom of Naples, through the help of Giuseppe Garibaldi from the mainland.
  • Piedmont controlled these states along with other central Italian states, excluding Lazio and Rome. Venetia, meanwhile, remained under Austrian rule.
  • Ultimately, the Kingdom of Italy was declared in Turin on March 17, 1861.

Second Italian War of Independence Worksheets

This is a fantastic bundle which includes everything you need to know about the Second Italian War of Independence across 23 in-depth pages. Estos son ready-to-use Second Italian War of Independence worksheets that are perfect for teaching students about the Second Italian War of Independence (1859-1861) which was considered to be the most significant of all the four wars. The French Empire and the Kingdom of Sardinia fought against the Austrian Empire, which ultimately resulted in the unification of Italy and the establishment of its kingdom that consisted of all parts of Italy, excluding Venetia and the area around Rome.

Lista completa de hojas de trabajo incluidas

  • Second Italian War of Independence Facts
  • Locating Italy
  • Find the Words
  • Fact or Bluff?
  • Second Italian War of Independence: A Timeline
  • Battles
  • Napoleón III
  • Giuseppe Garibaldi
  • Salir
  • Significado historico
  • En una palabra

Vincular / citar esta página

Si hace referencia al contenido de esta página en su propio sitio web, utilice el código a continuación para citar esta página como fuente original.

Usar con cualquier plan de estudios

Estas hojas de trabajo se han diseñado específicamente para su uso con cualquier plan de estudios internacional. Puede usar estas hojas de trabajo tal como están o editarlas con Presentaciones de Google para que sean más específicas para sus propios niveles de habilidad de los estudiantes y los estándares del plan de estudios.


Battle of Palestro, 30-31 May 1859 - History

Academia.edu no longer supports Internet Explorer.

To browse Academia.edu and the wider internet faster and more securely, please take a few seconds to upgrade your browser.

In the days preceding the Battle of Palestro (30-31 May 1859), at Prarolo, a small village on the. more In the days preceding the Battle of Palestro (30-31 May 1859), at Prarolo, a small village on the right bank of the Sesia river in front of Palestro, operated both troops belonging to the Third Division of Piedmont, under the command of General Durando, and the Third French Army commanded by General Canrobert. From Prarolo, Durando simulated crossing the Sesia on May 22 and Canrobert crossed the river on May 31, when the battle of Palestro was about to end. Prarolo events of May 1859 are reconstructed on the basis of official Italian and French documents and numerous memoirs written by the protagonists. The first part of the volume, instead, gives a picture of the story of Prarolo, a community belonging to the Abbey of Santo Stefano di Vercelli until 1801, when its territory was divided into twelve lots purchased by farmers who completely transformed the economy of the country. The figures of some citizens of Prarolo who have played an important role in the local history of Vercelli are outlined. Among these, stands Giuseppe Malinverni who, starting from Prarolo where he lived was head of the Moti of 1821 in Vercelli. He was then condemned to death in absentia and died in exile in Paris (1856). Another important citizen of Prarolo was the architect Giuseppe Locarni who, among other things, built the Vercelli synagogue.

Alla vigilia della battaglia di Palestro (30-31 maggio 1859), a Prarolo, posto in sponda destra della Sesia di fronte a Palestro, si accamparono prima truppe della Terza Divisione piemontese, al comando del generale Durando, e poi la Terza armata francese al comando del generale Canrobert. Da Prarolo, i Piemontesi simularono un passaggio della Sesia il 22 maggio e i Francesi attraversarono il fiume il 31 maggio quando la battaglia di Palestro stava per concludersi. Gli eventi di Prarolo sono ricostruiti sulla base dei documenti ufficiali italiani e francesi e di numerose memorie scritte dai protagonisti. Nella prima parte del volume si dà un quadro della storia di Prarolo, località appartenuta all’Abbazia di Santo Stefano di Vercelli fino al 1801, quando il territorio fu diviso in dodici lotti acquistati da agricoltori che trasformarono completamente l’economia del paese. Sono delineate le figure di alcuni personaggi che ebbero un ruolo importante nelle vicende di Vercelli. Tra questi spicca Giuseppe Malinverni che, partendo da Prarolo dove abitava, fu a capo dei Moti del 1821 a Vercelli. Egli fu condannato a morte in contumacia e morì in esilio a Parigi nel 1856. Altro importante personaggio di Prarolo fu l’architetto Giuseppe Locarni che, tra l’altro, costruì la sinagoga di Vercelli.

Prarolo's tribute to World War I was reconstructed through archive documents and local memories. . more Prarolo's tribute to World War I was reconstructed through archive documents and local memories. Prarolo, a small agricultural community of 1500 inhabitants near Vercelli, had 350 men sent to the front. Of these, 55 died 31 were injured (7 mutilated) 40 were taken prisoners and 19 of them died in such condition 4 received military decorations. The Fallen left 20 widows and 27 orphans. The agricultural economy, without its young workforce, came out shocked. Prarolo was among the first communes to build a monument to the Fallen since November 1920 with his controversy on how to assess the loss of so much youth: glory or useless sacrifice? Then followed a Remembrance Avenue in 1924. Altogether, what happened to Prarolo can be considered a case story typical of so many small rural communities heavily affected by World War I.

Il tributo di Prarolo alla Prima Guerra Mondiale è ricostruito attraverso documenti di archivio e ricordi locali. Prarolo, una piccola comunità agricola di 1500 abitanti nei pressi di Vercelli, ebbe 350 uomini inviati al fronte di questi, 55 morirono 31 furono feriti (7 mutilati) 40 caddero prigionieri e 19 di loro morirono in prigionia 4 ricevettero decorazioni al valor militare. I Caduti lasciarono 20 vedove e 27 orfani. L’economia agricola, privata della sua forza lavoro, ne uscì sconvolta. Prarolo fu tra i primi comuni a costruire un monumento ai Caduti fin dal novembre 1920, con il suo seguito di polemiche sul come valutare la perdita di tanta gioventù: gloria o inutile sacrificio? Seguì un Viale della Rimembranza nel 1924. Complessivamente, quello che successe a Prarolo può essere considerato una case story tipica di tante piccole comunità rurali pesantemente colpite dalla guerra.


The Creation of the Kingdom of Italy 1856-61

- Purpose was to promote cause of Italian national unity within Piedmont
- encouraged other states that Piedmont should lead the way
- Used 'modern' methods of persuasion
- 'Il Piccolo Corriere d'Italia' - newspaper

- Needed to find a wife for his cousin, Prince Jerome Bonaparte
- Piedmontese princess could be the answer

- Kingdom of Upper Italy
- Piedmont, Venetia, Lombardy, Romagna, Parma, Modena
- to be ruled by House of Savoy

- Kingdom of Central Italy
- Tuscany, Umbria, papal marches

- Rome and surrounding area would remain in control of the papacy
- Pope would lead Italian Confederation

- 23th April 1859 - demanded Piedmont to remove troops

- May 1859
- National Society engineered peaceful revolutions in Tuscany, Modena and Parma (Grand Duchies)
- rulers fled, leaving PGs in charge

- 4 June 1859
- major battle at Magenta - Austria defeated - pushed back to Lombardy
- 4,000 allies killed, 6,000 Austrians killed

- 24 June 1859
- another key battle fought at Solferino - Austria defeated again
- 40,000 casualties

- Meeting between NIII and Franz Joseph (Austrian Emperor) - no Cavour
- keen to downplay role of Piedmont

- Similar position in Emilia
- Luigi Farini had total control

- Cavour decided on holding plebiscites to decide the states' fates - would please Britain and France
- Tuscany - 386,000 in favour, 15,000 against
- Emilia - 425,000 in favour, less than 1,000 against

- Had been planning on going to Nice to protest against it joining France

- 5th May - left Genoa
- seized two boats and left at night

- Garibaldi announced they were: "Going to create Italy in the name of Victor Emmanuel II"
- some Mazzinians abandoned ship and tried to capture Rome - v. unsuccessful

- 27th May - attack on Palermo
- support up to 3,000 men - up against 20,000 troops
- Garibaldi's guerrilla warfare tactics key to victory

- Garibaldi appointed Crispi as secretary of state in Sicily
- set up reforms such as banning the macinato tax
- slow distribution of land - peasantry out of control
- Garibaldi set up National Guard to restore order

- Cavour sent La Farina (from the National Society) to Sicily, to claim its annexation to Piedmont
- Cavour didn't want Garibaldi to cross to Naples
- Garibaldi banished La Farina from island

- Cavour organised failed uprising in Naples
- also considered an alliance with Naples to go to war against Garibaldi

- Bourbon troops offered very little resistance
- some even joined with Garibaldi

- 18th September - Battle of Castelfidaro
- easy win for Piedmont against Papal Army

- 26th October - meeting of Garibaldi's volunteers and VEII's troops
- VEII announced King of Italy

- 6th November - inspection of Garibaldi's troops organised
- VEII did not show up - denied them from joining the army
- Garibaldi declined title of prince and a castle - went back home to Caprera

- November - plebiscites in The Marches and Umbria
- resounding victory in favour of unification


Tulsa Race Massacre begins

Beginning on the night of May 31, 1921, thousands of white citizens in Tulsa, Oklahoma descended on the city’s predominantly Black Greenwood District, burning homes and businesses to the ground and killing hundreds of people. Long mischaracterized as a race riot, rather than mass murder, the Tulsa Race Massacre stands as one of the worst incidents of racial violence in the nation’s history.

In the years following World War I, segregation was the law of the land, and the Ku Klux Klan was gaining ground—not only in the Jim Crow South, but across the United States. Amid that charged environment, Tulsa’s African American community was nationally recognized for its affluence. The Greenwood District, known as 𠇋lack Wall Street,” boasted more than 300 Black-owned businesses, including two movie theaters, doctors’ offices and pharmacies.

LISTEN:਋lindspot: Tulsa Burningਏrom The HISTORY® Channel and WNYC Studios

On May 30, 1921, a young Black man named Dick Rowland entered an elevator in an office building in downtown Tulsa. At some point, Rowland was alone in the elevator with its white operator, Sarah Page. It’s unclear what happened next (one common version is that Rowland stepped on Page’s foot) but Page screamed, and Rowland fled the scene. The next day, the police arrested him.

Rumors about the incident spread quickly through Tulsa’s white community, some members of which undoubtedly resented the prosperity of the Greenwood District. After a story published in the Tulsa Tribune on the afternoon of May 31 claimed that Rowland had attempted to rape Page, an angry white mob gathered in front of the courthouse, demanding that Rowland be handed over.

Seeking to prevent a lynching, a group of some 75 Black men arrived on the scene that night, some of them World War I veterans who were carrying weapons. After a white man tried to disarm a Black veteran and the gun went off, chaos broke out.

Over the next 24 hours, thousands of white rioters poured into the Greenwood District, shooting unarmed Black citizens in the streets and burning an area of some 35 city blocks, including more than 1,200 Black-owned houses, numerous businesses, a school, a hospital and a dozen churches. Historians believe as many as 300 people were killed in the rampage, though official counts at the time were much lower.

By the time Governor James Robertson declared martial law, and National Guard troops arrived in Tulsa by noon on June 1, the Greenwood District lay in ruins. Survivors of the massacre worked to rebuild the neighborhood, but segregation remained in force in Tulsa (and the nation) and racial tensions only grew, even as the massacre and its lingering scars were left largely unacknowledged by the white community for decades to come.

In 1997, the Oklahoma state legislature created the Oklahoma Commission to Study the Tulsa Race Riot of 1921 (later renamed the Tulsa Race Massacre Commission), which studied the massacre and recommended that reparations be paid to the remaining Black survivors. City officials continue to investigate the events of May 31-June 1, 1921, and to search for unmarked graves used to bury the massacre’s many victims. 


Ver el vídeo: Italia reconquista Albania y el Epiro, 1941


Comentarios:

  1. Maeret

    Cometes un error. Lo sugiero para discutir. Escríbeme por PM, nos comunicamos.

  2. Makin

    eso no

  3. Edgardo

    Es más fácil decir qué hacer.

  4. Tebei

    Está de acuerdo, la información útil

  5. Malazuru

    Absolutamente sí

  6. Wajeeh

    Me registré en el foro para agradecer la ayuda en esta pregunta, ¿puedo ayudarlo también con algo?



Escribe un mensaje