Cheryl Dunn el 11 de septiembre

Cheryl Dunn el 11 de septiembre


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Cheryl Dunn sobre la inmortalización de la vida de Dash Snow

Nunca conocí a Dash Snow, pero gracias al documental de la fotógrafa y cineasta Cheryl Dunn, Momentos como este nunca duranAhora siento que lo conozco, que he pasado buenos momentos con él y que lo extraño. La película de 90 minutos es una descripción personal y cercana de la energía cruda y contagiosa del artista y su vida atribulada. El documental lo sigue saltando de las casas en cuclillas de East Village a los tejados, a los bares, a los túneles, a las fiestas y a las instalaciones de la galería, mientras escucha su voz amistosa que nos habla, reflexiona y cuestiona todo excepto sus propias amistades. Su círculo de amigos, la comunidad de artistas y galeristas del centro de Nueva York, también comparte historias divertidas y sentidas. Pero el documental no está atrapado en un pasado amargo, sino que es una celebración de los espíritus libres que son lo suficientemente imprudentes y generosos como para impulsarnos a hacer que nuestro entorno sea más interesante. Hablé con Cheryl hace unos años sobre un documental que quería hacer sobre él. Ahora está vivo y afuera en el mundo.

ALEXANDRE STIPANOVICH: Felicitaciones por un fantástico documental, Cheryl.

STIPANOVICH: Tiene muchas capas. Hay sus propias imágenes, sesiones nocturnas con Dash Snow, durante las cuales le hace preguntas y lo sigue en los tejados y se pone en cuclillas durante la noche. Luego hay imágenes en las que creas una narrativa para ilustrar las diferentes voces que contribuyen, como la sandía que se rompe en el piso o las cabezas de Barbie en la calle.

DUNN: Sí. Mi objetivo era que estuviera tanto en las propias palabras como en la imagen en movimiento de Dash y, por supuesto, en su arte. Quería que él contara su propia historia como si estuvieras en la habitación con él teniendo una conversación, y que otros llenaran los espacios en blanco o complementaran eso. Recibí esa retroalimentación de muchos amigos, sintiendo que pudieron pasar 90 minutos con él nuevamente, para escuchar su voz. Esa era realmente la idea. Algo más que eso, quería que estuviera en movimiento tanto como fuera posible, para darle al espectador una sensación visceral real de Nueva York en ese momento, Nueva York todo el tiempo, excepto quizás ahora.

STIPANOVICH: La ciudad en la película se siente como una jungla para explorar ... los tejados, los sótanos, los bares, las okupas alrededor del East Village. La película transmite la sensación de curiosidad que tenía por una exploración interminable.

STIPANOVICH: Nos lleva a dar un paseo, casi bajo su protección. Nos sentimos imbuidos de su personalidad, mucho más que la narrativa documental estrictamente basada en la cronología. Encuentro que el enfoque "impresionista" tiene más poder, más vida. ¿Así querías que fuera el documental?

DUNN: Sí, mucho. Estaba teniendo una discusión con Jade [la viuda de Dash Snow] la otra noche sobre eso. Quiero que sientas algo, pero no te digo qué sentir. Depende de usted. Entonces, les doy información, pero no les doy toda la información para que puedan tener una interpretación. Ojalá cuando termines de ver esa película y alguien te diga: & # 8220 ¿Cómo estuvo? Descríbalo, & # 8221 quizás no pueda & # 8217 encontrar las palabras, y eso & # 8217 es intencional porque quiero que lo sienta. Al igual que si te paras frente a una hermosa pintura o escuchas una gran canción y los críticos intentan verbalizar la música. Quería hacer algo que no pudieras verbalizar.

STIPANOVICH: También muestra su arte entrelazado con su vida real.

DUNN: El arte y los artistas se forman a través del entorno y a través de los sentidos. Creo que los mejores artistas tienen la piel más fina porque sienten cosas. Están sintiendo el medio ambiente y luego están creando algo a partir de ese sentimiento, ya veces eso es peligroso, como en el caso de Dash. Era una persona muy sensible y, en última instancia, no sobrevivió a esa sensibilidad. Esa es la razón por la que, tal vez, me veo obligado a hacer películas sobre artistas, porque siento que los artistas, particularmente al principio de sus carreras, cuando están lidiando menos con el negocio del arte y más con la necesidad pura e innata de que los humanos creen. , tienen menos agendas. Siento que es un momento tan especial para capturar artistas. Tal vez no entiendas eso, pero tal vez dentro de 10 años miras algo que alguien hizo 10 años antes y, oh Dios mío, comienzas a hacer todas estas conexiones.

STIPANOVICH: También es interesante ver cómo estaba realmente en persona. Su carisma realmente tiene que ver con su comunidad, o la forma en que hablaría con un extraño. Eso es realmente anterior a Internet, a la red social.

DUNN: Bueno, estaba muy en contra de la tecnología. Había teléfonos móviles y él no tenía. Así que no pudiste encontrarlo. El número para él era "Dash Jade" porque tendrías que llamarla o tendrías que ir a la calle debajo de su estudio y gritar su nombre.

STIPANOVICH: ¿No tenía espejo o periscopio o algo?

DUNN: [Risas] Creo que tenía un par de latas con cuerda. Nate Lowman me dijo que lo hicieron una vez con las latas. Estaban lo suficientemente cerca como para poder hacerlo. Intentaron hacer eso.

STIPANOVICH: Eso es muy divertido.

DUNN: No sé si habría mantenido sus sentimientos anti-tecnológicos, pero tengo la sensación de que lo habría hecho. Le encantaba este tipo de ambiente fuera de la ley de principios de siglo.

DUNN: Sí, muy fuera de la red. Luego creo que comenzó a vestirse un poco en ese período.

STIPANOVICH: Sí, qué gran estilo tenía.

DUNN: Sí, tenía mucho carisma.

STIPANOVICH: ¿Cómo lo conociste? ¿Cómo decidiste entrevistarlo y seguirlo?

DUNN: Lo conocí en una instalación de un programa que estaba sucediendo en Deitch Projects llamado "Street Market". Ese fue un espectáculo con Barry McGee, Stephen Powers y Todd James. Creo que fue en 2000. Un editor japonés me pidió que lo documentara para un libro en Japón. Configuré mi cámara de video y estuve dando vueltas durante unas dos semanas; fue un espectáculo bastante extenso. Y vino y ayudó a pintar y lo acabo de conocer. Era un niño tan mágico. Me mostró todas estas Polaroid. Luego, posteriormente, fui curador de una exposición llamada "Session the Bowl" [Deitch Projects, 2002], que se centró en este gran skate bowl por este colectivo de arte llamado Simparch. Había hecho una película sobre eso en el Wexner Center y volví a Nueva York y se lo conté a Jeffrey Deitch, así que hizo un gran espectáculo grupal alrededor de ese Bowl. Dije que quiero poner a Dash Snow en él. Hizo una pared completa de Polaroids y hay una foto en la película de él y Larry Clark de pie frente a sus Polaroids. Cuando lo conocí, había salido con un escritor de graffiti, y estaba merodeando por San Francisco con muchos escritores de graffiti, y tenía esta ventana interior a este mundo. Así que comencé a filmar a estos chicos y chicas que sabía que lo tenían. Le disparé mucho más a esa edad, a los 19, solo para ver qué estaba haciendo, para un proyecto futuro que tal vez iba a suceder algún día.

STIPANOVICH: Y aquí está. Tenía ideas locas para sus programas ... como este en Rivington Arms, donde invita a Papa Smurf [la figura de una okupa del East Village] a sentarse en un sofá y cantar sobre el álbum de Charles Manson. MENTIR, vestida con un vestido rosa. La película lo retrata como si siempre tuviera toneladas de ideas divertidas.

DUNN: Oh, sí, era un bufón. Era un verdadero bromista. Amaba los secretos, las pistas y los mensajes ocultos, y eso siempre fue parte de su personalidad.

STIPANOVICH: Dash cruzó muchas disciplinas: graffiti, fotografía, collage, instalación, reapropiación, body art, música, cine, performances. Su estilo encapsulaba toda esa rica complejidad sin paradojas. Era un yo completamente coherente.

DUNN: Es cierto. Creo que era increíblemente curioso y super prolífico. Simplemente estaba haciendo cosas todo el tiempo. Cuando lo conocí, no era como si se despertara y dijera: "Ahora soy un artista". Era un artista algo reacio. Fue el artista más puro. No era algo premeditado, simplemente era. Realmente era de amigos que decían, & # 8220 Amigo, esto es una escultura, & # 8221 y & # 8220Deberías mostrar estas Polaroid & # 8221. Era solo su instinto innato y puro de documentar, de hacer cosas. Cada momento de su vida fue simplemente vivir esto. No profundicé tanto en el tema del internado, como cineasta tienes que tomar decisiones. Tienes 90 minutos. Pero eso es lo que aprendí sobre ese lugar: la censura que imponen a los niños. No se les permitió escuchar música. Tenían libros censurados, a los que se les cortaron las palabras. Una especie de cárcel, supongo. Siempre fue interesante para mí que luego evolucionara hacia la realización de collages. Estas palabras subversivas que le fueron negadas cuando era adolescente y que luego simbólicamente recogió del piso y luego hizo arte con 10 años más tarde. Simplemente siguió progresando. Creo que era un fotógrafo callejero increíble. Luego comenzó a dirigir personas. Sé que me estaba buscando más tarde, tal vez uno o dos años antes de su muerte, para hacer preguntas sobre el cine porque realmente quería empezar a hacer más películas. Gran parte del 8 mm en el documento es filmado por él y Jade.

STIPANOVICH: Estoy pensando en las habitaciones del internado y en el lúgubre bloque de colores pintado en la pared. Se suma a la sensación de incomodidad y censura que estaba describiendo. Avance rápido: estoy pensando en el nido o las habitaciones del hotel que devastaron con su amigo Dan, lo que parece casi una represalia por estos días de internado. Tal vez haya algo aquí sobre la intimidad y la vida doméstica que le fue robado y que quiere volver peligroso y rico de nuevo. También esta escena con cuatro paredes hechas de libros, alrededor de un tipo que toca el cuenco tibetano. Es una actuación. La mayoría de los libros tienen títulos extraños y violentos relacionados con la muerte ("Grim, horripilante y espantoso", "La chica muerta", etc.)

DUNN: Sí, eso fue un libro fuerte. Creo que lo creó por primera vez para el segundo programa de Rivington Arms que tuvo, y luego definitivamente fue en la Fundación Brant después de su muerte. Ese metraje fue un descarte del Hermosos perdedores documental, y me lo dieron. Ese era su estudio en Bowery.

STIPANOVICH: También hay una tesis en la película de que el 11 de septiembre fue un cambio para el uso de drogas en Nueva York, con la guerra en Afganistán y Estados Unidos como un importante productor de opioides como la heroína. Después del 11 de septiembre, la heroína se hizo más popular y básicamente reemplazó a la cocaína. ¿Es eso exacto?

DUNN: Eso es lo que decían algunos de sus amigos más cercanos en ese momento. Había mucha más gente haciéndolo. Las cosas giraron un poco en esa dirección. No tengo experiencia de primera mano con eso, pero eso es lo que varias personas me dijeron.

STIPANOVICH: Y Dash Snow realmente personifica la historia de esa comunidad. ¿Cuál crees que es su legado?

DUNN: Creo que ese tiempo en Nueva York es un movimiento artístico específico, una década que creo que ahora es historia. El 11 de septiembre va a ser hace 20 años. ¡Ya veinte años! Es uno de los grandes nombres del canon de la historia del arte de Nueva York. Acabo de ver el documental de Kenny Sharf. Hay muchos archivos sobre Basquiat y Warhol. Kenny Sharf era un niño de California y vino a Nueva York. Él era un niño de los 70 de un pueblo tranquilo en California y estaba viendo cosas que sucedían en Nueva York con Andy Warhol, y él estaba como, & # 8220 & # 8217 estoy yendo allí. & # 8221 Vino a Nueva York y él se convirtió en quien se convirtió. Conozco a muchos niños que han venido y han trabajado para Ryan McGinley por lo que escucharon sobre Dash a lo largo de los años. Diez años es mucho tiempo y los recuerdos se desvanecen, y esa es definitivamente una de las razones por las que paso por esto y hago películas. Es para que los recuerdos no se desvanezcan y los colores se mantengan vibrantes. Mi sueño, y estoy seguro de que cuando esta pandemia termine y los niños de todo el mundo puedan ver esta película, es que vayan a venir a Nueva York. Van a hacer su propia Nueva York. Los alquileres serán más bajos, los artistas pueden permitirse vivir aquí y van a venir. Y ya tengo comentarios de personas que dicen que están inspirados en esta película. Es un momento interesante que esto salió bien en este momento. Hace un año, ¿imaginabas que nuestras vidas serían así? ¿Una pandemia? Para nada.

DUNN: Agathe [Snow, la primera esposa de Dash] me dijo que la película era muy especial, y que tal vez sería mejor que la gente pudiera verla en sus salas de estar y tener este momento íntimo con él durante los 90 minutos porque eso era realmente como era. Mucha gente me dice: "Era mi mejor amigo", porque te hacía sentir muy especial. Entonces, si tiene este momento de usted y él en su sala de estar, podría haber sido la mejor situación al final.


Nosotros Folk

Cheryl ha dirigido este documental para T Magazine con 21 actores extraordinarios que se reunieron en el Club de Teatro Experimental La MaMa en Manhattan para recordar sus primeros grandes éxitos.

Sobre el Artista

Nacido en Nueva Jersey, Estados Unidos. Cheryl descubrió por primera vez su interés por la fotografía mientras estudiaba un BFA en Historia del Arte. Tras mudarse a Nueva York a mediados de los 80, trabajó como asistente independiente durante un breve período antes de conseguir su primer gran encargo para Levi's. Cheryl, conocida y ampliamente reconocida por su fotografía callejera y la realización de documentales, ha integrado con éxito su estilo y visión en su trabajo comercial, atrayendo encargos de marcas como Nike, Motorola, Adidas y Quiksilver. Su película de 2013 "Everybody Street" ganó innumerables premios y se proyectó ampliamente en festivales de cine de todo el mundo, incluido el Tate Modern de Londres. Este largometraje documenta la vida y obra de los icónicos fotógrafos callejeros de Nueva York y la ciudad que los inspira. Ella sigue viviendo en Nueva York.

Lista de clientes

  • Adidas
  • Alix NY
  • Chanel
  • Conversar
  • Criaturas de consuelo
  • Desperados
  • Dickies
  • Dr Pepper
  • Ghurka
  • Lyft
  • Facebook
  • Motorola
  • NBC Universal
  • New York Times
  • Nike
  • No. 6
  • Puma
  • Quiksilver
  • Ray Ban
  • El hotel estándar
  • La voz del pueblo
  • T Mag
  • Verdadero diario
  • Controlador de peso
  • Wendy Nichol
  • WESC
  • Furgonetas
  • Diario de la victoria

Libros

Cheryl Dunn ha estado filmando festivales de música durante más de 20 años. Ella dispara desde el foso o desde la primera fila para las estrellas de rock más grandes del mundo, pero también es fan. Las fotografías celebran lo que ha visto, con quién ha bailado y con quién se ha fotografiado.


Todo el mundo calle

La prolífica tiradora Cheryl Dunn en su nuevo documental Everybody Street, que celebra la fotografía callejera de Nueva York, que se estrena en el ICA, Londres, el viernes 7 de febrero.

La prolífica tiradora Cheryl Dunn en su nuevo documental Everybody Street, que celebra la fotografía callejera de Nueva York, que se estrena en el ICA, Londres, el viernes 7 de febrero.

Esta historia fue publicada en Huck 41: El especial de fotografía en diciembre de 2013.

& # 8220¿Qué tienen en común un festival de rock y una protesta? ¿Qué tienen en común la inauguración de una exposición y una estación de metro? ¿Qué tiene en común un escritor de graffiti con una celebridad de primer nivel? ¿Qué tienen todos en común con las calles? Mucho. El poder de cualquier imagen para mí es su realidad. ¿Puede recibir la vacuna sin que la persona lo sepa? ¿Puedes pillarlos con la guardia baja? ¿Puedes capturar el momento real?

En mi pelicula Todo el mundo calle [un tributo a la fotografía callejera de la ciudad de Nueva York, con pioneros como Bruce Gilden y Mary Ellen Mark], Bruce Davidson dice: "No son las calles, lo que es adonde te llevan las calles es lo importante". Y realmente me gusta esa idea. Creo que hay correlaciones entre todas las cosas que fotografío y que todas se informan entre sí, ya sea que esté en un mar de 100.000 personas felices viajando en un festival de música o frente a neoyorquinos enojados que corren bloque a bloque. Siempre estoy tratando de conseguir un momento auténtico, una emoción real, alguien que no sea consciente de sí mismo con la cámara. Pero eso es un baile y es respeto y cada situación es completamente diferente.

Empecé a hacer fotografías en la escuela secundaria. Un novio me regaló una pequeña ventana emergente Rollei de 35 mm y, después de estudiar historia del arte en la universidad, terminé viviendo en Europa durante un par de años viajando y filmando. Cuando regresé a Nueva York, comencé a asistir a fotografías y realmente aprendí el negocio, aprendí de los errores de otras personas. Es bueno cometer errores cuando eres joven y no tienes miedo. Pero nunca debes tener miedo de cometer errores. La vida se mueve a la velocidad de la luz. La gente olvida los errores que comete. Solo sigue haciendo.

Intentaba conseguir sesiones fotográficas para revistas, pero era difícil y competitivo. Así que hice asignaciones autoimpuestas solo para seguir filmando. Tuve acceso a este mundo del boxeo en Nueva Jersey que era muy inaccesible en ese momento y usé este tema como un mundo documental para explorar de adentro hacia afuera. Y también las calles. Las calles son libres. Así que tal vez no estaba buscando La cara todos los días, pero estaba disparando. Y fue interesante para mí. Ahora, en esta etapa de mi carrera, gracias a Dios que estaba haciendo eso porque tengo este cuerpo de trabajo que era realmente fiel a lo que yo era en lugar de la agenda de otra persona. También es porque estaba fallando, o no explotando de cierta manera, que tuve tiempo de documentar a mis amigos que eran artistas. Estuve dando vueltas por San Francisco con todos estos tipos de graffiti, artistas como Margaret Kilgallen, Barry McGee, Phil Frost y yo estuvimos expuestos a este mundo de graffiti donde todos se ayudaban y se conocían y pensé en lo que estaban haciendo y haciendo referencia. en su trabajo, las marcas de vagabundos y toda esta historia de la mensajería, fue realmente especial para nuestra generación. Pero en ese momento la gente no hacía historias sobre artistas. Así que lancé historias. Y las historias fueron recogidas. Y me siento emocionado por eso porque esa es la norma ahora, pero no lo era entonces.

Siempre trato de crear una zona de igualdad cuando estoy filmando como, '¿Te sientes raro? ¡Yo también me siento raro! ”. Revelé mis vulnerabilidades porque el sujeto se siente vulnerable cuando le toman una foto. Así que solo seré un humano. Todo el mundo es un humano extraño y defectuoso y lo dejo saber directamente. Estamos en el mismo equipo. No me gustan las celebridades y no me gustan las personas que piensan que son mejores que otras personas. Creo absolutamente lo contrario. Así que trato de estar en el mismo campo de juego y tener una experiencia conjunta. Estamos haciendo una imagen juntos.

Mucha fotografía callejera es intensa. Es pesado. Pero esa es la realidad. Ya sea que lo reconozca y lo mire o no, no desaparece. Está allá. Y la realidad es hermosa, es pesada, es oscura, es clara, son todas esas cosas. Y así es la calle. Así es Nueva York y, en realidad, cualquier gran ciudad. Tanta gente diferente. Y por eso es increíble. & # 8221

Vea las entrevistas en video con Cheryl Dunn en el canal de YouTube de Huck.

Ve y mira Todo el mundo calle, seguido de una sesión de preguntas y respuestas con Cheryl Dunn y el fotógrafo destacado Boogie el viernes 7 de febrero en el ICA de Londres.


La lente del historiador & # 039s

Fotógrafa en la cruda tradición de la calle de Nueva York, Cheryl Dunn aplica sus dotes cinematográficas a Todo el mundo calle (2013), una fiesta de un documental sobre fotógrafos callejeros de Nueva York. Los fotógrafos destacados son casi todos fotógrafos, principalmente porque comenzaron de esa manera y no han visto ninguna razón para cambiar. Bruce Davidson, Joel Meyerowitz, Mary Ellen Mark, Boogie, Jeff Mermelstein, Martha Cooper, Ricky Powell, Elliott Erwitt, Jamel Shabazz, Clayton Patterson, Bruce Gilden, Rebecca Lepkoff y los críticos Max Kozloff y Luc Sante ofrecen entrevistas y destellos de sus entrevistas. días laborables, mientras que hay guiños apropiados a los pioneros de la fotografía callejera: Eugene Atget, Henri Cartier-Bresson, Diane Arbus, Robert Frank, Garry Winogrand, Lisette Modell y Helen Levitt. Esta es una lista corta y no incluye todos los nombres que cualquiera de nosotros lucharía por incluir, por supuesto, pero es una muestra rica. Mucha más información sobre estos artistas (la película & # 8217s & # 8220cast & # 8221) está disponible en el sitio web de la película & # 8217s.

derechos de autor Cheryl Dunn, de & # 8220unfuck the world & # 8221

Dunn ha estado practicando este arte, al igual que sus sujetos (muchos de los cuales también, se supone, son sus amigos) durante unos treinta años. Ha tenido numerosas exposiciones importantes y ha publicado varios libros. Una película maravillosa sobre Vimeo, filmada junto con su exposición en la galería Ivory & amp Black en Londres en 2012, la muestra en acción en las calles de Londres & # 8212 Leica en la mano mientras pasea con el propietario de la galería, no puede evitarlo. tomar imágenes mientras camina. Dunn también ofrece una gran cantidad de información sobre la inspiración y la producción de la película en una extensa entrevista con & # 8220Katie Chats & # 8221 junto con la película & # 8217 que se estrena en Toronto en la primavera de 2013.

De hecho, cuanto más me he adentrado en la investigación de este fabuloso submundo de la fotografía callejera, más emocionado y desanimado me he vuelto al descubrir que mis propios treinta años de interés, coronados por varios años de intensa atención, apenas han arañado la superficie de qué & # 8217s ALLÍ para descubrir sobre los practicantes y filosofías del tiroteo callejero.

Cheryl Dunn (sosteniendo el vino) en la apertura de Algunas veces la respuesta, Ivory & amp Black, Londres, 2012 (no hay crédito de foto disponible en fecalface.com). El nombre de la exhibición es de una cita de Lisette Model.

Aunque admite francamente que reunir a sus sujetos fue un proceso un poco aleatorio (al igual que la mayoría de los proyectos de entrevistas / películas), la coherencia del estilo y el mensaje de la película ofrece al espectador algunas conclusiones importantes. Estos son fotógrafos audaces & # 8212, de hecho, personas audaces, al menos detrás de la cámara. Bruce Gilden es el más audaz, a mis ojos, y él mismo admite que en SUS ojos se puede ver locura, o al menos anormalidad. Cuando se viste con su ropa de fotógrafo callejero, se ve un poco loco, con uno de esos chalecos de viaje cursis con múltiples bolsillos, con el ala de su sombrero de pastel de cerdo levantado. (De hecho, como puede ver a continuación, es un tipo bastante guapo y de apariencia bastante normal). Aborda a la gente en instantes rápidos como el rayo, soltando el obturador de la cámara con una mano mientras sostiene el flash fuera de cámara con la otra. Dunn muestra a una mujer tratando de golpearlo después de que él se pone en su cara de esta manera, y otros lo maldicen mientras corre, cegándolos con su flash mientras roba sus imágenes. Los resultados se parecen mucho a las fotos de Weegee (hay otros análogos, pero ese es el que habla más fuerte). También me viene a la mente Diane Arbus. Es un arte maravilloso, pero ¡guau! No pude hacer lo que él hace.

Bruce Gilden (de su página de Facebook)

No lo digo por ningún tipo de base ética. Más sobre mi propia ética a continuación, pero agregaré aquí que Gilden, al igual que algunos de los otros fotógrafos descritos en la película de Dunn & # 8217, es un fotógrafo de Magnum que ha viajado internacionalmente (¡incluso más allá de los distritos de su gran ciudad!) Para mostrar la crisis. y necesidad en todo el mundo. En Haití, que ha vuelto a visitar varias veces, su estilo brutal es deslumbrante, perturbador, de alguna manera apropiado para el tema y ciertamente no sarcástico, sino perturbador.

Tengo más confianza de la que jamás podría haber imaginado detrás de una cámara, pero no lo suficiente para CAPTURAR imágenes de la forma en que lo hace, con la despreocupación y la certeza del artista intencional. Jamel Shabazz, cuyo hermoso trabajo a menudo se enfoca en personas y comunidades afroamericanas, explica que ha comenzado a pedirle a la gente sus retratos y que no se conmueve cuando los críticos encuentran a sus sujetos & # 8220puestos & # 8221 porque la relación se formó al preguntar para él es más importante que las tomas furtivas.

derechos de autor Jamel Shabazz 2009

Yo mismo soy un capturador furtivo, como probablemente he escrito en otro lugar. Cuando me atrapan, sonrío y sigo adelante. También utilizo a menudo la estratagema de Zack Arias de fingir que estoy disparando a otra cosa mirando más allá de mi sujeto real antes y después de la toma. Por cierto, esto es mucho más fácil con una cámara que tiene una pantalla articulada, aunque el tintineo (verificar tu toma en la pantalla después de que se haya hecho y luego mirar una vez más MÁS ALLÁ de tu sujeto real) también puede ser un buen subterfugio.

Mis propios estándares éticos son parcialmente aplicados por las reglas de los sitios de stock que uso, que requieren autorizaciones de modelos para cualquier foto excepto & # 8220editorial & # 8221 (no usada para vender cosas), y rechazan fotos inéditas de niños individuales, así como adultos atrapados en posiciones comprometidas. Pero la otra cosa es que simplemente no fotografío a adultos en posiciones comprometidas, y cuando fotografío a personas que no tienen el mejor aspecto en ese momento, no hago públicas esas fotos. En otras palabras, hago dibujos bonitos. Y aunque me gustan mis imágenes, me doy cuenta de que este gusto estético restringido también limita mi carrera y mi crecimiento como fotógrafo, al menos hasta cierto punto. De modo que estudio enfoques alternativos para tratar de comprender a sus practicantes.

Cheryl Dunn, quien creo que filmó casi todo el metraje de la película, captura a sus colegas haciendo su trabajo en las calles de Nueva York, y los resultados son realmente emocionantes, además de divertidos y, a veces, francamente angustiosos. Me encanta ver a Jeff Mermelstein y Joel Meyerowitz encorvados sobre sus pequeñas cámaras en medio de la multitud, girando de un lado a otro, deteniéndose en una intersección, luego tomando una foto y caminando, todo con un movimiento suave. Me encanta la tontería de Ricky Powell y la descarada ética de la contracultura hippie de Clayton Patterson.

Para mí, el modelo más plausible & # 8212 el que puedo verme emulando en su enfoque callejero & # 8212 es Martha Cooper. Esto no quiere decir que nuestros estilos sean idénticos o que yo podría hacer lo que ella ha hecho al documentar incansablemente no solo su vecindario, sino también los vagones del metro pintados con graffiti mientras se posaba en los techos de los automóviles en las mañanas heladas para ver si los pintados chocaban. en la ciudad. Pero ha utilizado un enfoque amable, sonriente, de "todos estamos en esto juntos" para sus temas, y se ha maravillado y celebrado su particular visión del arte.

Arte del metro portada, con foto de Martha Cooper

Bruce Davidson es otro tirador del metro & # 8212 por supuesto, este es solo un breve capítulo de su larga y notable carrera & # 8212 y en la película comenta sobre su creciente fascinación por el metro de Nueva York como fundamental para entender la ciudad. El metro en los años setenta y ochenta, como la ciudad en su conjunto, se había vuelto mugriento y aterrador, pero seguía siendo vital para la gente normal que necesitaba ir de un lugar a otro. Davidson tuvo que aprender a disparar en el metro y protegerse a sí mismo y a su equipo al mismo tiempo.

Ángeles de la guarda en el metro de Nueva York. Copyright Bruce Davidson.

Rebecca Lepkoff nos recuerda la línea ininterrumpida de fotógrafos documentales que se remonta a la New York Photo League de los años treinta y cuarenta, que por supuesto entró en una lista negra de organizaciones subversivas al comienzo de la Guerra Fría. Lepkoff, bendita sea, murió un año después de que se completara esta película, a la edad de 98 años.

Derechos de autor del Lower East Side Rebecca Lepkoff

Mary Ellen Mark también murió recientemente, demasiado joven a los 75 años, y Cheryl Dunn ha subido un breve homenaje además de los segmentos en Todo el mundo Street.


Cheryl Dunn

Cheryl nació en Northumberland y completó su educación secundaria en la escuela secundaria local. Principalmente, Cheryl comenzó su carrera alistándose en la Royal Navy como oficial, para entrenar dentro del Fleet Air Arm como piloto y luego se trasladó al extranjero a Alemania para unirse a su esposo, también sirviendo en las fuerzas británicas, para formar una familia.

Cheryl estudió su primer título en Biología Humana en la Open University y logró una clasificación de "Primera". Durante diez años en Alemania, Cheryl trabajó para el Ministerio de Defensa como directora de educación preescolar y enseñó idiomas extranjeros para obligar a los niños a cursar secundaria y se trasladó al Reino Unido en 2007. Tras su regreso al Reino Unido, Cheryl obtuvo un puesto en una escuela secundaria enseñando biología e idiomas extranjeros en ausencia del líder de la asignatura y lideró un programa de inclusión para estudiantes en riesgo de exclusión. Cheryl obtuvo más títulos de educación superior después de su mudanza desde Alemania y en 2011 se embarcó en su viaje dentro de la partería.

Cheryl se graduó de la Universidad de Northumbria con una licenciatura con honores de primera clase en estudios de partería en febrero de 2014 y fue galardonada como "Mejor estudiante académica" dentro de la facultad y pronto obtuvo un empleo dentro de un fideicomiso local. Después de una rápida sucesión de la preceptoría, Cheryl trabajó como partera de personal superior rotatoria, especializándose en atención prenatal y posnatal y se convirtió en parte de un equipo central que apoyaba la sala prenatal y posnatal. Durante este tiempo, Cheryl se involucró con la investigación dentro del hospital, así como con las auditorías, el desarrollo de la práctica y la obtención de fondos para la maternidad.

Cheryl luego obtuvo un puesto de ecografía como practicante de partera avanzada dentro de la atención médica privada y completó un PGdip en ecografía obstétrica por ultrasonido en abril de 2018, galardonado con Distinción. Hoy, Cheryl regresa a la Universidad de Northumbria para ocupar el puesto de tutora graduada en partería y estudiar un doctorado, donde su pasión por la partería, la educación y la investigación pueden unirse para ayudar a impulsar un servicio de maternidad aún más seguro y eficaz.


"Everybody Street" & # 8212 El mejor documental de fotografía callejera que te hace querer agarrar la cámara y salir a la calle

Everybody Street & # 8212 The Street Photography Documental & # 8220Es & # 8217 es la única herramienta que detendrá el tiempo, & # 8221 & # 8220 Cuanto más profundo vayas, mejores fotos & # 8217 harás & # 8221 o & # 8220 & # 8220Es la vida en la calle y adónde te lleva la calle, que & # 8217s importante & # 8221 & # 8212 estas son solo dos de las muchas citas fuertes del largometraje documental Everybody Street de Cheryl Dunn, una película sobre fotografía callejera que acaba de estrenarse en Nueva York. Everybody Street ilumina la vida y el trabajo de los icónicos fotógrafos callejeros de Nueva York y la incomparable ciudad que los ha inspirado durante décadas.

El documental rinde homenaje al espíritu de la fotografía callejera a través de una exploración cinematográfica de la ciudad de Nueva York y captura la emoción visceral, la perseverancia singular y, en ocasiones, el peligro inmediato habitual de estos artistas.

Hablé con Cheryl Dunn sobre su película que te hace querer agarrar la cámara y salir a la calle, pero primero algunos antecedentes:

Filmado en la ciudad de Nueva York a lo largo de tres años, el documental cubre nueve décadas de fotografía callejera mediante la combinación de 16 mm en blanco y negro, HD, imágenes fijas y material de archivo para crear un tapiz fílmico, intercalando una visión única en la historia de la fotografía callejera.

Futura madre | Mover el esqueleto

There’s hardly a better playground for a photographer than a bustling, loud, dynamic city. Everybody Street is a film about the challenge and excitement of shooting everyday urban life a film dedicated to the originality and independent spirit of the artists profiled.

It’s a city portrait by artists who share an obsession with documenting New York City’s landscape and people, from graffiti-covered subways to gangs in Brooklyn. Folded in to the sometimes brutally honest conversations are 16mm film clips portraying contemporary New York City in a style mirroring the gritty and diverse photography seen throughout.

NYC | Bruce Gilden

Most of the photogs can be seen carrying Leicas or other 35mm cameras, and there’s even some discussion of how the tools you use can affect the pictures you take in unexpected ways. For example, a large format camera allows for a completely different type of interaction with people than a small rangefinder.

The documentary also touches on the old digital versus film debate, with a decent mix of opinions on how the Internet — along with easy access to image-making tools — has altered the photographic landscape. Some of these artists, like Joel Meyerowitz, see the potential of great genius in the way people use cameras today, while Eliott Erwitt sees digital as diluting the art form.

Coney | Mary Ellen Mark

Well I asked the film’s director Cheryl Dunn — who is herself a photographer — some questions about the documentary:

What was it like to shoot Everybody Street, Cheryl?

The privilege to interview and hang out with these photographers was very exciting and special. I really believe that there is nothing better than garnering insight from artist themselves about their processes and that is what i hoped to share with this film.

What’s street photography for you?

It’s is an exciting dance, a difficult challenge that tests your commitment, instincts, physicality, vision, sensitivity to light and your ability to anticipate action. It’s a study of human nature and culture that is alway evolving.

Why a documentary?

It was initially a commission from a museum. That was the catalyst and making it into a feature was a natural progression. Making a feature film about something you do and love is a good gig…

A street photographer at work isn’t probably the most sociable person…

Everyone is so different. But all of them are incredibly passionate and are workaholics and great teachers. It was sometimes intimidating and always an honor.

Digital photography isn’t the end of classic street photography, isn’t it?

I hope that when people are using their photo apps and enjoying participating in taking and sharing photos today that they understand and appreciate the importance of what has gone on before and have a look at my film to learn about it.

Photographers featured in Everybody Street are Bruce Davidson, Elliott Erwitt, Jill Freedman, Bruce Gilden, Joel Meyerowitz, Rebecca Lepkoff, Mary Ellen Mark, Jeff Mermelstein, Clayton Patterson, Ricky Powell, Jamel Shabazz, Martha Cooper and Boogie, with historians Max Kozloff and Luc Sante.

You can purchase Everybody Street through Vimeo rent is $4.99, buy $12.99.

Call Me | Jamel Shabazz Kids & Ruins | Martha Cooper


Cheryl Dunn on 9/11 - HISTORY

In mid-March of 2020, Subliminal Projects was preparing to open LET THEM EAT CAKE , by New York-based photographer and filmmaker Cheryl Dunn. As the COVID-19 Pandemic came to a head, we postponed the exhibition in hopes of a swift resolution. In the subsequent months, we collectively endured unfathomable loss, hideous injustices, and expanded divisiveness. The 2020 election is in a matter of days, and there is no better timing than now to showcase works that echo the state of our country. Subliminal Projects is pleased to present LET THEM EAT CAKE , a two-day public video installation and four-week online exhibition by Cheryl Dunn.

For 30 years Cheryl Dunn has documented protests and captured citizens exercising their constitutional rights. LET THEM EAT CAKE provides an arching photo and video survey of the American political climate and the Americana landscape as it withstands the story of a divided country, not from the perspective of politicians and their agenda, but from the people in the streets.

“A camera can be a shield and or a window. It Can be a weapon. A weapon of communication. When I began to conceive of this show I thought about what I could say cumulatively about all the protests I have documented over the years. I also thought about the beauty of this country, what it means to fight, and why we do it. I wanted to juxtapose these two concepts. Then the country exploded and everything changed. What I set out to present with LET THEM EAT CAKE, had new meaning now, or no meaning at all. To make a broad claim of the state of a country is arrogant. One can only present what they see and the way they see it. Like many cities all over the county this summer, my hometown of NYC became like a caldron. I tried to be on the streets as much as I could, to be witness to the constant change. Broken windows boarded by morning, graffiti buffed out in a day or two, burnt cars towed away. My aim was to capture the tension of people in relation to the evidence and the messaging before it was cleared. Words have the power to move mountains and topple towers. Pictures and video can change the course of justice. Here are my images of an American caldron.”- Cheryl Dunn

LET THEM EAT CAKE will be on view November 1 at 10 am PDT through subliminalprojects.com . From Nov. 1st (1 pm to 9 pm PDT) through Nov. 2nd (1 pm to 7 pm PDT) Subliminal Projects will host an outdoor video installation on view for the public in the parking lot located behind the gallery on Vin Scully Boulevard in Echo Park. The public installation showcases exhibition works and never-before-seen footage by Cheryl Dunn. We invite the viewer to experience the magnitude of these works on a large scale as a source of inspiration and as a moment of reflection as we execute our voting plans and brace for a historic election. We ask that all visitors be respectful of social distancing guidelines and wear a mask or face covering.

We look forward to inviting the public back to our space to continue our mission to serve as a center for the community to openly express and spark dialogue about art, music, and activism.

To advance this dialogue to action, 25% of the purchase price of art sales from LET THEM EAT CAKE will be donated to the American Civil Liberties Union (ACLU) to support their mission to realizing the promise of the Constitution and expanding the reach of its rights to all.

Cheryl Dunn is a documentary filmmaker and photographer who lives and works in New York City. She has spent a large part of her career documenting city streets and the people who strive to leave their mark there, from graffiti writers, artists, skaters, boxers, bikers, and protestors. Her award-winning feature documentary “Everybody Street” features some of the most accomplished NYC street photographers of the last century. Her work has been exhibited in various galleries and museums including, Deitch Projects, The Tate Modern, and the Geffen Contemporary MOCA. She has three published photography books – Bicycle Gangs of New York, Some Kinda Vocation, and Festivals are Good. Out this year will be her latest documentary feature, “Moments like this Never Last,” about the late artist Dash Snow and the NYC downtown art scene post 9/11.

For more information on Cheryl Dunn, visit cheryldunn.net or follow her on Instagram @cheryldunn .

The ACLU’s mission remains realizing the promise of the Constitution and expanding the reach of its rights to all. Beyond one person, party, or side — the ACLU dares to create a more perfect union.

From November 1st to December 5th, 2020, 25% of the purchase price of art sales from this exhibition will be donated to ACLU.


Cheryl Dunn: Everybody Street

Como parte de la Nokia Lumia 925 Low Light Photography Competition, we take a look at the inspiring work of Cheryl Dunn. Street photographer and film-maker too, her work on street photography showcases what's possible with a willingness to get outside and the means to capture what you see. Putting the call out for the next great in the genre Cheryl has mastered, Dazed and Nokia have been inundated with entries. Now it's time for you the public to vote - bid for your choice and give the winner a brand new Nokia 925.

When Cheryl Dunn first got into professional photography, she found herself trying to capture the unpredictable and frenetic action going down in the boxing ring. This experience, coupled with a love for graffiti, would later lead her down the natural route of street photography, a genre that has provided much of the subject matter for her subsequent, successful career as a photographer and filmmaker. Her most recent endeavour is the feature length documentary Everybody Street, a film doubling as a historical portrait of New York City’s street photography tradition and an introduction to some of its most important practitioners, from early hip-hop style chronicler Jamel Shabazz to former Photo League-member Rebecca Lepkoff. We talked to Cheryl on the phone from New York – the city that inspired both the doc and her own images – about history, technology and whether the camera phone has the potential to yield a new photographic sensibility.

DD: What was it that first attracted you to shooting in the streets rather than, say, studio work?

Cheryl Dunn: When I started shooting boxing in the 1980s, I suddenly had a ticket into this really inaccessible world. I used this subject as an opportunity to hone my skills, as it’s very difficult to get great shots of boxing since you’re pinned to certain sides of the ring and have to pick where you’re going to stand. You have to be flexible, instinctual and fast, and that was really the foundation of my photography practice. I also documented a lot of graffiti stuff happening on the street, so I guess two of my early practices led me to do more and more street photography. It was just what made me happy, and I could do it all day, every day.

It’s really hard and it requires so much patience, it’s not like you can create things or make scenes happen. You can anticipate something and put yourself in a place where it might possibly happen, but you can never create it. That’s what I love about it, actually. Photography is not a democratic medium – in the business sense. More so than ever before, because in the past you kind of had to know what you were doing technically, whereas now cameras sort of do everything for you. So the photography business is more of a personality thing, or about who you know. That is not democratic to me – it’s not necessarily about your talent or skills. That’s something that bothers me about many aspects of life. I think street photography is just like, if you don’t put in the time it doesn’t matter if you are rich or privileged or whatever – you’re not good at it.

You can anticipate something and put yourself in a place where it might possibly happen, but you can never create it.

DD: I guess street photography in that sense is one of the few forms of photography that is inherently authentic?

Cheryl Dunn: Exactamente.

DD: Who did you look up to?

Cheryl Dunn: I’m a huge fan of Bruce Davidson. I just think Subway is one of the most epic New York photography books. I grew up in New Jersey, on that edge of NYC in the really gnarly eras of the city. It was the late 70s, I was a teenager and we would come in to this bankrupt town – it was really scary and really exciting. Every time we went over the bridge, my heart would be racing. creo Subway is just an epic document of a city at a very extreme time. The subway is like a spider web of an entire population, so raw and amazing. And of course I always liked the graffiti. Meeting him [Davidson] was actually a catalyst for me pitching this film.

DD: Yeah, tell us about your documentary? Where did the idea come from?

Cheryl Dunn: It was commissioned by the Seaport Museum, in conjunction with a retrospective on Alfred Stieglitz. They consider him one of the first street photographers of the time, he took the large format camera off the tripod and walked around with it a handheld 4x5. He really fought for photography to be respected as an art form, so I wanted to make a film about the people who followed in his path and were inspired by the uniqueness of the street life of New York City: the way people move, the architecture, they way the light falls, the steel and glass structures – just the volatile proximity and the condensed amount of people walking the streets. I wanted to reach out to people who had a major body of work that deals with the streets of New York. Artists that were alive, which is why the artists in the film tend to be older – some of them are in their 70s, 80s and 90s. I think it’s very important to have artists talking about their own process, rather than critics and pundits doing all the talking. We have so much of that.

DD: The film introduces some truly boundary-breaking, visionary photographers, such as the Photo League and Bruce Gilden. Is there such a thing as radical street photography today?

Cheryl Dunn: Well, it’s harder to come up with new things. But I think there’s definitely amazing stuff happening just because of the ease at which people can do it – especially with camera phones, as everybody has one. But what they are saying is a whole different story. I recently watched this Paul Strand documentary and he said ‘You can take pretty pictures all day long, but what are you saying?’. I guess I struggle with that myself: I take all these photos of lots of different types of things, but when I have an exhibition and I start selecting and compiling them, I have to think deeply about what am I saying with the 20 pictures I’m picking. I think it’s an interesting accompanying art form to photography – the editing. It’s something I don’t know that people know how to do very well. I think it’s the difficulty of our time now, but hopefully also what we will learn.

DD: In terms of technology, how do you think street photography has changed since the 60s and 70s, which many consider its heyday?

Cheryl Dunn: You know, photography’s not that old as a medium, and definitely not in being considered as art. It was definitely a heyday because there was so much new, so much valuable material. Now the materials are being taking away, in a sense. The traditional materials are disappearing. Most of the street photographers back then were shooting their film, processing their film, printing their pictures in a darkroom – really working from A to Z through all the stages, from putting your film in the camera to presenting a print. That’s a long process – a handmade process. That’s obviously the big difference between then and now, but I think there’s also always going to be traditionalists, always going to be a backlash of not wanting your picture to look the same as everyone else’s pictures.

There’s consumer practice and there’s art practice. The first will go with technology and the second may utilise it, but travels in its own direction and at its own speed.

I think there’s definitely amazing stuff happening just because of the ease at which people can do it – especially with camera phones, as everybody has one.

DD: You mentioned camera phones earlier. what kind of an impact do you think its arrival has had on the genre?

Cheryl Dunn: A friend of mine told me that when she started shooting digital cameras she shot a million more frames, but never printed them. There was so many that she never even dealt with them anymore, never making albums or prints like she had before. Now with camera phones, you carry your pictures around with you and you use the phone to actually share them – sharing moments and experiences. I think in that sense, the pictures take on a bigger role in your life. When it was just digital cameras, it was more distant in people’s life.

DD: The traditional argument is that the image has become more ephemeral, but I guess in that sense it becomes more valuable when it’s curated and presented, for instance online or through apps?

Cheryl Dunn: Yeah, it’s serving more of a purpose. And it means even though it’s going forward, emotionally, you’re reverting backwards a little bit.

DD: So devices such as the camera phone can also expand the possibilities of photography?

Cheryl Dunn: Well, photography started just as a document. People used to paint stuff as a record, then photography came around, and for a long time people still just considered it as a record – it wasn’t art. Now you have all these apps being created that emulate darkroom effects that take years and years to perfect. In one way that renders everything I spent my whole life doing obsolete, but on the other hand, that technology has created a million more people who are into photography, because they’re participating in it – however easy what they’re doing is. To me that has to be a good thing, because it means more people are interested in the medium, in the history of it. They’re not just looking at photographs, but engaging with it. I hope it translates into trying to understand how we got to where we are. One of the things I wanted the film to do, besides being a sort of love letter to New York, is to stress the fact that it’s important to document your surroundings and your friends. It’s important to have records of things – important to history, and important to people.

Everybody Street will be screened at the Raindance Film Festival, 25th September - 6th October 2013.

Click here to vote for your favourite entry in the Nokia Lumia 925 Low Light Photography Competition, our search for the best street photographer and their low-light shot. The one with the most votes gets a a Nokia Lumia 925, best camera-phone on the planet. With enhanced software, Carl Zeiss lens and effective ISO settings, it can shoot up to 3200, making it perfect for street photography.


Watch Cheryl Dunn’s Dash Snow Documentary Online

Cheryl Dunn’s Moments Like This Never Last made its debut yesterday as a part of the 2020 DOC NYC film festival. It’s an intimate piece on the life of graffiti legend turned art world darling, Dash Snow. The story is told via archival footage, and interviews with those that knew him best, including: Leo Fitzpatrick, Jason Dill, Larry Clark, Kunle Martin, and many more.

Dash Snow rejected a life of privilege to make his own way as an artist on the streets of downtown New York City in the late 1990s. Developing from a notorious graffiti tagger into an international art star, he documented his drug- and alcohol-fueled nights with the surrogate family he formed with friends and fellow artists Ryan McGinley and Dan Colen before his death by heroin overdose in 2009. Drawing from Snow’s unforgettable body of work and involving archival footage, Cheryl Dunn’s exceptional portrait captures his all-too-brief life of reckless excess and creativity.

This rare glimpse into the Lower East Side scene circa 9/11 is screening for $12 via the DOC NYC site through November 19.


Ver el vídeo: Así se vivió el 11 de septiembre


Comentarios:

  1. Xihuitl

    me parece que no tienes razon

  2. Octe

    Genial, esta es una opinión muy valiosa.

  3. Gukus

    Por supuesto, hay un par de hermosos momentos, ¡pero esperaba más!

  4. Arashisho

    Excelente idea y es oportuno

  5. Zolosida

    Bravo, una gran idea y a tiempo

  6. Maloney

    Hablemos, para mí, es qué contar sobre esta pregunta.



Escribe un mensaje